lunes, 14 de diciembre de 2009

Otro cuento para esta época...


Hola amigas,

Esta historia la posteé hace tiempo, pero me encanta poder compartirla nuevamente en esta fecha.

Espero les guste.

POR FAVOR, NECESITO SU OPINION... ¡YA! PASEN POR MI OTRO BLOG Y ENTÉRENSE DE QUÉ SE TRATA http://vosqueharias.blogspot.com/

UN CORAZON BONDADOSO
(Publicado en la Revista “Liahona”)

La policía del distrito de Columbia remató aproximadamente 100 bicicletas que no habían sido reclamadas.

“Un dólar”, dijo un niño de once años, al empezar el remate de la primera bicicleta.

Por supuesto, las ofertas fueron mucho más altas.

“Un dólar”, repetía el niño, con la esperanza de lograr una cada vez que remataban otra bicicleta.

El subastador, que había rematado bicicletas robadas o perdidas durante 43 años, se percató que las esperanzas del niño parecían aumentar cada vez que salía una bicicleta de carrera.

Finalmente, llegó el momento de rematar la última bicicleta de carrera que quedaba.

Las ofertas subieron hasta ocho dólares.

“¡Vendida a ese niño que está allí, por nueve dólares!”, dijo el subastador.

Sacó ocho dólares de su propio bolsillo y le pidió el dólar al muchacho.

El pequeño se lo entregó en monedas de un centavo, de cinco y de diez. Tomó la bicicleta y se dispuso a retirarse. Caminó unos pasos; y luego de estacionar cuidadosamente su nueva posesión regresó, y agradecido, abrazó al subastador y se echó a llorar…
*
¡Me encantan este tipo de cuentos!

No es sólo un cuento de AMOR, sino también un ejemplo… El niño no perdió las esperanzas; siguió ofreciendo su “dólar” hasta la última bicicleta… ¡y pasaron 99!

NO tiren los juguetes que sus hijos ya no usan… regálenlos a alguna organización, hospital, hogar, comedor o a ese pequeño que pasa pidiendo por sus casas… o, por qué no, a aquel niño que está pidiendo en la esquina; en cualquier esquina…

Les cuento, brevemente, algo que me sucedió hace muchos años…

Yo era voluntaria de un Hospital de Niños y para las fiestas siempre juntaba dinero entre mis compañeros de trabajo para comprar juguetes para los niños internados.
El día que volvía en el tren, con una bolsa grande llena de juguetes que había ido a compra, pasó un chico repartiendo estampitas; tendría unos 9 años…
Cuando volvió a pasar por al lado mío, saqué de la bolsa una bolsa (valga la redundancia) de soldaditos y se la di…
¡La carita que puso no se me borra hasta el día de hoy!
Se sentó en el piso; y era tal la desesperación por abrirla que se le desparramaron las monedas que había juntado.
Cuando llegamos a la próxima estación, se bajó y se fue corriendo…

Es HERMOSO PODER DAR… ¡Les puedo asegurar que es aún mas lindo que recibir!

Se aproxima la fecha en que, los cristianos, festejamos el nacimiento de Jesucristo… Veamos en cada persona a ese hermoso niño Jesús y actuemos según nos dicte el corazón.

Los quiero mucho. Un beso grande.

6 comentarios:

Evelyn dijo...

Eres todo corazón!!! Besos guapísima.

arlette dijo...

Me encanta los cuentos que pones!!!

MI RINCON dijo...

querida monica, que lindo cuento compartes con nosotras, y que razon tienes, es mucho mejor dar que recibir, ojala todos pudieramos entender esto y el mundo seria mucho mas justo para todos, amiga un abrazo a la distancia y que Dios te bendiga
cariños
jessica

Abedul dijo...

Que alegria he tenido al tropezarme
con tu blog. Es como un regalo de navidad!!!!! tus cuentos son preciosos
y con mensajes llenos de "intención", enhorabuena lo logras y lo bordas....
Yo tambien escribo cuentos pasate si puedes por mi baúl. Hay otra amiga que escribe seguro que te gusta :
los cuentos de nati. Encantada de cono
certe. Feliz navidad, hasta pronto

Mari Carmen dijo...

Que cuentos tan lindos nos haces llegar y que bonito sería poder conocerte, personas así de generosas no existen tantas.
Besos.

Evelyn dijo...

Hola guapa, ¿qué tal el casamiento? Seguro que lo pasaste genial. Muchos besos, aquí en España ya concluimos el inter, lo puedes dar por cerrado, estamos todas locas de contentas con la experiencia y todo fue gracias a ti. Besos guapa.